Los grandes datos caen por encima del potencial de los sensores desgastables

Los grandes datos caen por encima del potencial de los sensores desgastables

La IO en la muñeca ofrece una amplia gama de posibles beneficios, pero es necesario abordar las preocupaciones sobre la privacidad y los usos éticos.

El Internet de las cosas (IO) está sobre nosotros, reformando nuestras vidas paso a paso de forma innovadora. Los sensores portátiles, aunque no son exactamente nuevos en la escena de la tecnología y los aparatos, representan una tendencia de IO sin final a la vista. A pesar de unos inicios relativamente inestables (con demasiados monitores de muñeca abandonados en los armarios, superados por aplicaciones de teléfonos inteligentes más convenientes), las aplicaciones de sensores pasivos y la tecnología vestible no desaparecerán pronto.

De hecho, los sensores vestibles representan un nuevo horizonte para el Internet de las cosas. Por lo tanto, no debería ser una sorpresa descubrir que hay planes para monetizar los objetos que se pueden llevar puestos y encontrar formas de hacerlos tan indispensables como los teléfonos inteligentes.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


La clave del continuo éxito y la creciente relevancia para nuestra vida diaria se reduce a su gran potencial de datos y al hecho de que los sensores que se pueden llevar puestos pueden recoger grandes cantidades de datos que pueden ser almacenados, medidos y utilizados para mejorar nuestra vida diaria.

Los planes que se están llevando a cabo actualmente para implementar sensores vestibles son de gran alcance y a menudo inesperados. A medida que esta tecnología crece exponencialmente, mucho más allá de las humildes capacidades de los primeros FitBits de hace una década, no hay -por supuesto- escasez de desafíos. La (mala) gestión de datos y el concepto en vías de desaparición de la privacidad personal en línea están a la vanguardia de muchos obstáculos potenciales. Estos problemas deben ser abordados antes de que las empresas puedan cosechar el verdadero potencial de la IO y los vestidos.

Entendiendo los grandes datos

El mundo de la tecnología digital nunca deja de girar, nunca deja de generar datos, y rara vez pierde la oportunidad de ser pionero en nuevas técnicas, métodos y enfoques de análisis. Hemos visto de primera mano cómo los grandes datos juegan un papel clave en el avance de la sociedad a lo largo de la pandemia COVID-19.

Naturalmente, las grandes empresas tecnológicas del mundo (incluyendo Microsoft, Dell, IBM, SAP y sus pares) invierten grandes sumas en la recolección y análisis de datos, e incluso estimaciones conservadoras afirman que se generarán 163 zettabytes de datos en los próximos cinco años. Todavía no está claro cómo transformará esto al mundo, pero podemos esperar que las tendencias actuales (como la realidad de que el aprendizaje automático y el análisis de datos seguirán creando aplicaciones prácticas y potencialmente cambiantes para el mundo real) continúen.

Cómo las prendas de vestir y la IO reúnen grandes datos

Aunque es tentador ver el uso activo de los grandes datos como materia de ciencia ficción, la realidad es que los grandes conjuntos de datos están siendo cotejados y analizados aquí mismo, ahora mismo, y de varias maneras.

Una tendencia actual es que los grandes conjuntos de datos se capturan en su mayoría de forma pasiva, es decir, los sujetos de los datos no toman ninguna acción intencionada para compartir su información. Tomemos los monitores de muñeca y los relojes digitales, que pueden recoger grandes cantidades de datos de sus portadores. Lo mismo ocurre con los sensores colocados en espacios públicos como hospitales, escuelas y lugares de trabajo en todo el mundo.

A continuación, nos encontramos con ejemplos liderados por el auge de los aparatos domésticos inteligentes, sobre todo los asistentes de inteligencia artificial, los refrigeradores y el teléfono inteligente que probablemente se encuentra en el bolsillo. La mayoría de nosotros hemos invitado a vastas redes interconectadas a nuestros hogares y a acompañarnos a donde quiera que vayamos. En este sentido, la IO ya está a nuestro alrededor.

Oportunidades de los grandes datos

Sin embargo, muchos de los ejemplos más beneficiosos de las grandes aplicaciones de datos se encuentran todavía en sus primeras etapas de desarrollo y aún no han revelado su verdadero potencial. En ninguna otra industria esto es más cierto que en la salud, donde los artículos de vestir y las aplicaciones de IO tienen beneficios claros y dramáticos, capaces de salvar vidas y mejorar la salud.

Tomemos, por ejemplo, los casos de medicación personalizada. Los sensores que se pueden llevar puestos pueden recoger datos personalizados sobre los hábitos, la rutina, la dieta, los niveles de ejercicio, el ritmo cardíaco y miles de variables más de un individuo, lo que a su vez ayuda a los profesionales de la salud a alejarse de las prescripciones especulativas y acercarse a la medicación personalizada para obtener mejores resultados. Además, los mismos datos podrían utilizarse en la medicina preventiva, con algoritmos que predicen las enfermedades antes que antes, y en la investigación biomédica exploratoria basada en la comprobación de hipótesis.

Los usos gubernamentales y de desarrollo de los grandes datos también tienen posibilidades de producir cambios positivos de gran alcance en la sociedad. Cuanto más se extienda el uso de los sensores, más precisos serán los datos que se puedan recopilar en relación con todos los aspectos, desde los movimientos de la población hasta la salud, el empleo, la educación, la satisfacción y la adquisición de conocimientos. Tales conjuntos de datos pueden -y predigo que lo harán- mejorar la creación de políticas, la inversión pública, y otras decisiones utilizando datos duros e información fiable.

Tal vez lo más positivo y emocionante es que los grandes datos también tienen el potencial para una mayor democratización de la sociedad. Los datos se pueden recopilar de comunidades a menudo excluidas de las principales decisiones y políticas que rigen sus vidas, de la misma manera que se recopilan de cualquier otra persona. No es difícil imaginar cómo, quizás antes de lo que nunca se imaginó posible, las voces de los excluidos podrían ser escuchadas más claramente a través de los datos recogidos de sus vestidos.

Superar los grandes desafíos de los datos

Los volúmenes constantemente crecientes de captura pasiva de datos van más allá de cualquier método convencional de privacidad, análisis y almacenamiento de datos del pasado. Ciertos sectores de la población están – quizás comprensiblemente – cada vez más preocupados por la forma en que esos datos serán utilizados y cuán fiables son en realidad.

Corresponde a los profesionales de la gestión de datos de hoy y de mañana buscar y poner en práctica formas innovadoras de almacenar los conjuntos de datos reunidos por las prendas de vestir y los dispositivos de IO, una tarea importante, entre otras cosas porque hace tiempo que esos datos han pasado de ser sólo palabras y números al ámbito de la información multimedia, audiovisual y de modelado en 3D.

Por supuesto, las preocupaciones éticas y los posibles problemas de privacidad son ahora una parte inevitable de la ecuación. La preocupación por la cantidad de datos que se recogen de los dispositivos que se pueden llevar, especialmente los que recogen datos de forma pasiva, es quizás lo único que podría detener el progreso de esta tecnología. Por lo tanto, la responsabilidad recae en los equipos de gestión de datos para trabajar junto con los grupos de derechos de privacidad, los líderes comunitarios y los sectores de los gobiernos locales y nacionales para determinar, aplicar y supervisar los usos éticos de los datos recopilados para tranquilizar la mente de las personas.

Mirando al futuro

Como con cualquier tecnología pionera, los datos recogidos por los dispositivos de uso cada vez más frecuente pueden ayudar a mejorar las vidas. Sin embargo, también conlleva desventajas concebibles como el uso indebido en manos de regímenes totalitarios, ciberdelincuentes u organizaciones no éticas. Una cosa es segura: la tecnología de sensores vestibles no va a desaparecer. Seguirá revelando productos y servicios más sofisticados y ampliamente adoptados en todos los sectores de la sociedad.

El equilibrio entre la ética y la transparencia es probablemente la clave del éxito a largo plazo.

Sobre el autor

Bernard Brode es un investigador de productos nanotecnológicos en Microscopic Machines donde explora nuevas tecnologías para incluirlas en productos innovadores. Puedes contactar con el autor por correo electrónico o LinkedIn.