Saltar al contenido

Europa Fortaleza: los millones gastados en tecnología de grado militar para disuadir a los refugiados | Unión Europea

16 de enero de 2022

FDesde drones de grado militar hasta sistemas de sensores y tecnología experimental, la UE y sus miembros han gastado cientos de millones de euros durante la última década en tecnologías para rastrear y mantener a raya a los refugiados en sus fronteras.

La frontera de Polonia con Bielorrusia se está convirtiendo en la última línea de frente para esta tecnología, y el país aprobó el mes pasado un muro de 350 millones de euros (300 millones de libras esterlinas) con cámaras avanzadas y sensores de movimiento.

The Guardian ha trazado el resultado de la inversión de la UE: un muro digital en las duras fronteras del mar, los bosques y las montañas, y un patio de recreo tecnológico para empresas militares y tecnológicas que reutilizan productos para nuevos mercados.

Un mapa de Europa que muestra diferentes tipos de tecnología en las fronteras

La UE es central en el impulso hacia el uso de tecnología en sus fronteras, ya sea que haya sido comprada por la fuerza fronteriza de la UE, Frontex, o financiada para los estados miembros a través de fuentes de la UE, como su fondo de seguridad interna o Horizonte 2020, un proyecto para impulsar innovación.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


En 2018, la UE predijo que el mercado europeo de la seguridad crecería hasta los 128.000 millones de euros (108.000 millones de libras esterlinas) para 2020. Los beneficiarios son las empresas de armas y tecnología que cortejaron fuertemente a la UE, lo que suscitó la preocupación de activistas y eurodiputados.

“En efecto, nada de esto impide que la gente cruce; tener drones o helicópteros no impide que la gente cruce, solo ves que la gente toma caminos más arriesgados”, dice Jack Sapoch, anteriormente en la Red de Monitoreo de la Violencia Fronteriza. “Esta es una historia tan larga, a medida que aumenta la seguridad en una sección de la frontera, el movimiento continúa en otra sección”.

Petra Molnar, que dirige el monitor de migración y tecnología en Refugee Law Lab, dice que la confianza de la UE en estas empresas para desarrollar «ideas descabelladas» en tecnología para su uso en sus fronteras es inapropiada.


Recomendado: Todos los términos del Big data.


“Confían en el sector privado para crear estos juguetes para ellos. Pero hay muy poca regulación”, dice ella. «Algún tipo de hermano tecnológico está teniendo un día de campo con esto».

“Para mí, lo realmente triste es que es casi un hecho que todo este dinero se gaste en campamentos, recintos, vigilancia, drones”.

Vigilancia Aérea

Un ícono de un dron

Los refugiados y los inmigrantes que intentan entrar en la UE por tierra o mar son observados desde el aire. Los oficiales fronterizos usan drones y helicópteros en los Balcanes, mientras que Grecia tiene aeronaves en su frontera con Turquía. La herramienta más costosa es el dron Heron de larga duración que opera sobre el Mediterráneo.

Frontex adjudicó un contrato de 100 millones de euros (91 millones de libras esterlinas) el año pasado para los drones Heron y Hermes fabricados por dos compañías de armas israelíes, los cuales habían sido utilizados por el ejército israelí en la Franja de Gaza. Capaces de volar durante más de 30 horas y a alturas de 10 000 metros (30 000 pies), los drones transmiten información casi en tiempo real a la sede de Frontex en Varsovia.

La mayoría de las misiones parten de Malta, centrándose en la zona de búsqueda y rescate de Libia, donde la guardia costera libia realizará «retiradas» cuando las fuerzas de la UE le informen de los barcos que intentan cruzar el Mediterráneo.

Una ilustración que muestra la ruta de vuelo de un dron enviado desde Malta para localizar barcos de refugiados que partían de Libia

La eurodiputada alemana Özlem Demirel está haciendo campaña contra el uso de drones por parte de la UE y sus vínculos con empresas de armas, lo que, según ella, ha convertido la migración en un problema de seguridad.

“La industria armamentística está diciendo: ‘Este es un problema de seguridad, así que compre mis armas, compre mis drones, compre mi sistema de vigilancia’”, dice Demirel.

“La UE siempre habla de valores como los derechos humanos, [speaking out] contra las violaciones, pero… semana a semana vemos morir a más personas y tenemos que cuestionarnos si la UE está rompiendo sus valores”, dice.

Sensores y cámaras

Sensores y cámaras

Los activos aéreos de la UE están acompañados en tierra por sensores y cámaras especializadas que las autoridades fronterizas de toda Europa utilizan para detectar movimientos y encontrar personas escondidas. Incluyen radares móviles y cámaras térmicas montadas en vehículos, así como detectores de latidos del corazón y monitores de CO2 que se utilizan para detectar señales de personas ocultas dentro de los vehículos.

Grecia despliega cámaras y sensores térmicos a lo largo de su frontera terrestre con Turquía, monitoreando las fuentes de los centros de operaciones, como en Nea Vyssa, cerca del encuentro de las fronteras griega, turca y búlgara. En el mismo tramo, en junio, Grecia desplegó un cañón de sonido montado en un vehículo que lanza ráfagas “ensordecedoras” de hasta 162 decibelios para obligar a la gente a retroceder.

Polonia espera emular a Grecia en respuesta a la crisis en su frontera con Bielorrusia. En octubre, su parlamento aprobó un muro de 350 millones de euros que se extenderá a lo largo de la mitad de la frontera y alcanzará hasta 5,5 metros (18 pies), equipado con detectores de movimiento y cámaras térmicas.

Una sala de control con 11 monitores y 30 cámaras para vigilancia a lo largo del río Evros en Nea Vyssa, Grecia.
Una sala de control con 11 monitores y 30 cámaras para vigilancia a lo largo del río Evros en Nea Vyssa, Grecia. Fotografía: Byron Smith/Getty Images

Centros de vigilancia

Centros de vigilancia

En septiembre, Grecia abrió un campo de refugiados en la isla de Samos que ha sido descrito como una prisión. La instalación de 38 millones de euros (32 millones de libras esterlinas) para 3.000 solicitantes de asilo tiene cercas de grado militar y circuito cerrado de televisión para rastrear los movimientos de las personas. El acceso está controlado por huella digital, torniquetes y rayos X. Una empresa de seguridad privada y 50 uniformados vigilan el campamento. Es el primero de cinco que tiene previsto Grecia; dos más abrieron en noviembre.

Al mismo tiempo, Grecia abrió un nuevo centro de vigilancia en Samos, capaz de ver transmisiones de video de los 35 campos de refugiados del país desde una pared de monitores. Grecia dice que el software «inteligente» ayuda a alertar a los campamentos de emergencias.

Inteligencia artificial

Un cerebro

La UE gastó 4,5 millones de euros (3,8 millones de libras esterlinas) en una prueba de tres años de detectores de mentiras impulsados ​​por inteligencia artificial en Grecia, Hungría y Letonia. Una máquina escanea las expresiones faciales de los refugiados y migrantes mientras responden las preguntas que plantea, decide si han mentido y pasa la información a un oficial fronterizo.

El último ensayo finalizó a fines de 2019 y fue aclamado como un éxito por la UE, pero los académicos lo han llamado pseudociencia, argumentando que las «microexpresiones» que analiza el software no se pueden usar de manera confiable para juzgar si alguien está mintiendo. El software es objeto de un caso judicial llevado por el eurodiputado Patrick Breyer ante el tribunal de justicia europeo en Luxemburgo, argumentando que debería haber un mayor escrutinio público de dicha tecnología. Se espera una decisión el 15 de diciembre.

Regístrese para obtener una vista diferente con nuestro boletín Global Dispatch: un resumen de nuestras principales historias de todo el mundo, lecturas recomendadas y opiniones de nuestro equipo sobre cuestiones clave de desarrollo y derechos humanos, que se envían a su bandeja de entrada cada dos semanas:

Regístrese en Global Dispatch: verifique su carpeta de correo no deseado para ver el correo electrónico de confirmación