No es sólo otra tendencia: El imperativo de la computación en la nube postmoderna

La computación en nube ha llegado a ocupar un lugar central en el ecosistema de gestión de datos, mucho más que hace un par de meses. A raíz de las inestabilidades económicas patentes, las preocupaciones de salud mundial y la necesidad sin precedentes de acceso remoto, muchas organizaciones están luchando para simplemente mantener sus luces encendidas para conservar los clientes que todavía tienen.

La analítica avanzada sólo ayuda en cierta medida a las necesidades de reducción de costos y aprovisionamiento de recursos de TI en entornos inmensamente distribuidos, que es el quid de la cuestión de los requisitos para mantener las operaciones en un clima de negocios tan arduo.

Aunque es probable que la Inteligencia Artificial siempre se considere «guay», la nube -y no la IA- es el medio indiscutiblemente pragmático de mantenerse en el negocio en una época en la que el recorte de presupuesto y los despidos (incluso de personal de TI) son una realidad inquietantemente familiar.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


La nube es la forma más efectiva de abordar las preocupaciones contemporáneas de:

  • Por encima: La mayoría de las manifestaciones en la nube disminuyen drásticamente los costos para asegurar y acceder a los recursos de TI, lo que para la mayoría de las organizaciones es simplemente «un habilitador, siempre está por encima», divulgó el OCM de Denodo, Ravi Shankar. «Un CEO de cualquier compañía razonable tratará de reducir los gastos generales tanto como sea posible.»
  • Acceso remoto: Los beneficios de la colaboración en la nube son fundamentales para trabajar en entornos descentralizados (incluso desde el hogar o en cualquier otro lugar) y respaldan la creciente necesidad de servicios como la banca móvil o la telemedicina.
  • IT: La arquitectura de la nube permite a las organizaciones subcontratar la dificultad de las necesidades modernas de TI a especialistas, de modo que las empresas puedan centrarse en actividades de misión crítica fundamentales para la generación de ingresos.

Lo que antes eran incentivos para la migración a la nube se están convirtiendo rápidamente en mandatos para las necesidades contemporáneas de la tecnología de la información. Sin embargo, «la nube… es bastante compleja, [there are] muchos servicios de nube, muchas partes móviles», reflexionó el CEO de Privacera, Balaji Ganesan. Al comprender las opciones disponibles para superar las complejidades inherentes a la nube -involucrando la gobernanza y la seguridad de los datos, la integración y la orquestación de los datos- las organizaciones pueden perfeccionar este paradigma para prosperar en los días posteriores de incertidumbres económicas.

La fuerza de las nubes públicas

La mayoría de las empresas saben que los tres principales proveedores públicos de nubes son Amazon, Azure y Google. Menos se dan cuenta de que estos proveen la base para la computación sin servidores; sólo unos pocos elegidos se dan cuenta de que tienen las siguientes fortalezas respectivas que son determinantes a la hora de seleccionar los proveedores.

  • Azul: Según Shankar, muchas empresas grandes gravitan hacia Microsoft Azure, que sobresale en «aplicaciones de productividad de oficina y BI». Oracle también está aumentando su cuota de mercado entre las organizaciones más grandes, en particular las que invierten en sus aplicaciones.
  • Google: Para las organizaciones en las que el aprendizaje automático y las aplicaciones de computación cognitiva son fundamentales para su negocio, Google Cloud-que se centra en estas áreas-es un ajuste natural.
  • Amazonas: Amazon Web Services es la empresa titular entre los proveedores públicos de nubes y resuena entre las pequeñas y medianas empresas debido a las ventajas percibidas en materia de precios, su capacidad para permitir que los pequeños minoristas lleguen a las audiencias globales y su «mercado es más grande que el de Microsoft u otros mercados simplemente por esas razones: la gente puede encontrar y utilizar estos servicios», comentó Shankar.

Orquestación de nubes

El lenguaje híbrido y multi-nube tipifica la arquitectura de la nube de hoy en día, permitiendo a las organizaciones posicionar-y acceder a-recursos donde son más baratos y funcionan mejor: ya sea en centros de datos, en nubes centrales o en el borde. El inconveniente de esta flexibilidad son sus complicaciones inherentes, por lo que «tiene que haber una forma de gestionar toda esta complejidad y este desafío de las diferentes ubicaciones», explicó el CEO de Kubermatic, Sebastian Scheele. Los enfoques nativos de la nube con plataformas de orquestación como Kubernetes o Docker son fundamentales para automatizar la gestión de «mil o incluso diez mil clústeres de forma escalable, desde un solo cristal, y tener un control de gestión central sobre toda la organización», señaló Scheele, que abarca todos recursos de la nube. La orquestación de los contenedores ampliamente utilizados para construir e implementar aplicaciones en la nube influye en la implementación de casos de uso común que hacen de la nube un eficiente ahorrador de costos, entre otros:

  • Escalabilidad horizontal: Los contenedores son fundamentales para aprovechar la elasticidad de la nube para escalar horizontalmente para los aumentos de carga de trabajo y «deshacerse de la infraestructura inflexible para la escalada», dijo Scheele. Muchas organizaciones están reemplazando las conferencias presenciales por conferencias virtuales; con los contenedores, pueden escalar rápidamente para acomodar a decenas de miles de asistentes durante un par de días y aprovechar esos recursos según sea necesario.
  • Modernizando las aplicaciones del legado: Los contenedores son el entorno de facto para ejecutar aplicaciones con microservicios. También otorgan a las organizaciones la capacidad de «utilizar una infraestructura moderna y trasladar su infraestructura existente de una manera moderna», reveló Scheele. Por último, permiten a los desarrolladores «recortar más funciones y capacidades de las aplicaciones existentes y reescribirlas de forma moderna», señaló Scheele.
  • Automatización de operaciones: Las tecnologías nativas de la nube y las plataformas de orquestación apuntalan la automatización operativa de los despliegues en la nube (que posiblemente supera a la del análisis) que reduce las complejidades de posicionar los recursos de TI en despliegues multi-nube «de modo que no se tenga este proceso de espacio de entradas como el tráfico cuando se crea un cortafuegos o cosas así; se puede automatizar esto», indicó Scheele.

Integración de datos

Una arquitectura de nube fundamental que las soluciones de orquestación no resuelven -y posiblemente exacerban con su portabilidad dinámica- es la integración de datos. De hecho, la consecuencia más apremiante de la creciente distribución del panorama de datos que soporta la nube es la necesidad de integrar los recursos de TI, porque «la nube por sí sola no proporciona integración», advirtió Shankar. En cambio, las muchas variedades de nubes, sus híbridos y sus innumerables conectores simplemente refuerzan la necesidad de integrar datos para casi cualquier caso de uso singular.

Además, está lo que Shankar llamó «datos de terceros». Por ejemplo, varias formas de comercio que implican «minoristas y mayoristas, etc., se devuelven cosas, es necesario retirarlas», mencionó Shankar. «Todo esto necesita volver a la gente que lo suministró. Así que es una enorme red conectada y se necesita la capacidad de reunirlos a todos». La virtualización de datos ha surgido como un medio sistemáticamente creíble de integrar los datos en un único panel de vidrio y, al mismo tiempo, rectificar las diferencias de esquema, formato y variaciones de estructura.

Además, proporciona una capa de abstracción para ver y acceder a estos recursos, de modo que los datos en sí mismos no se muevan realmente para que las empresas los integren. En este sentido, cualquier forma de la nube se convierte simplemente en otra fuente que se virtualiza junto con otras en un amplio tejido de datos. «Llegas a esta única capa lógica y luego pides los datos», especificó Shankar. «Luego va y averigua dónde residen los datos, ya sea en las instalaciones, en la nube, datos en reposo, datos en movimiento, datos estructurados o datos no estructurados, y te los devuelve todo en un solo formato que puedes usar».

Gobierno de los datos

Las tecnologías de virtualización tienen múltiples medios para facilitar las normas de gestión de datos, como la calidad de los mismos. Otras soluciones diseñadas expresamente para la nube utilizan diferentes métodos para garantizar la conservación de los protocolos de gobernanza, independientemente del lugar en que se encuentren los datos. Las opciones que funcionan como una interfaz central entre las organizaciones y sus recursos de la nube «pueden señalar estas fuentes, comprender los datos y permitir una forma central de gestionar las políticas y aplicarlas localmente», reveló Ganesan. Aunque este enfoque funciona mejor con datos en reposo para el análisis y la IA estadística, deja obsoleta la necesidad de mover los datos.

Muchas de las consideraciones de gobernanza de la nube implican datos sensibles o información de identificación personal. Las formidables soluciones en este espacio rectifican estos problemas en todos los despliegues de la nube de tres maneras, entre ellas:

  • Perfil de datos: La elaboración de perfiles de datos aprovecha las estadísticas para revelar los valores de los conjuntos de datos, incluida su probabilidad de contener PII. Con una confluencia de normas -que pueden provenir de consejos de gobierno o de regulaciones específicas como la Ley de Privacidad del Consumidor de California, por ejemplo- y el aprendizaje automático, las organizaciones pueden perfilar los datos «automáticamente tan pronto como cualquier dato entra en la nube», dijo Ganesan.
  • Catalogación de datos: Los resultados de la elaboración de perfiles de datos constituyen la base de un catálogo de datos sensibles que pertenece a las políticas de gestión de datos. Las organizaciones pueden acceder a esta información desde un lugar donde tienen «números de teléfono, sociales y todos estos archivos», comentó Ganesan, así que «pueden asegurarse de que nadie acceda a ella o que sea anónima».
  • Aplicación de políticas: El último paso es informar y hacer cumplir la política de gobernanza de datos con diversas medidas que restringen el acceso, algunas de las cuales implican el uso de complementos de software y la traducción de las políticas de gobernanza a bases de datos nativas» (como Athena, Redshift u otras) Listas de control de acceso. Este enfoque permite a los usuarios «obtener un único panel de cristal en el que pueden especificar estas políticas de cumplimiento y acceso, y seguir aplicándolas sin problemas a escala a medida que añaden más servicios», observó Ganesan.

Propuesta de valor principal

El valor de la nube para la empresa moderna es notablemente simple, pero innegable: les permite hacer más con menos. Les permite escalar mejor, almacenar datos de forma más barata y acceder a los recursos de TI mucho más rápido de lo que podrían hacerlo si todo estuviera en su sitio. Además, llevan a cabo estas ventajas con considerablemente menos gastos generales, conocimientos técnicos e impedimentos a la agilidad de los que tendrían con los despliegues en las instalaciones.

Aún así, la mayor ventaja de la nube es probablemente su acceso remoto y ubicuo a los servicios de TI, que hoy en día es muy caro. Al resolver sus requisitos de gobernanza y seguridad, integración de datos y orquestación racionalizada, las organizaciones disponen de los medios más eficaces para satisfacer sus necesidades de TI y, al mismo tiempo, reducir significativamente los riesgos asociados.