Vehículos conectados: La IO dirige una nueva dirección para los fabricantes de equipos originales

¿Recuerdas cuando los reproductores de DVD llegaron por primera vez a los monovolúmenes familiares? Los padres respiraron un suspiro colectivo de alivio al pensar en experimentar algún tiempo de tranquilidad en los viajes familiares por carretera. Tengo que admitir que sentí la misma emoción cuando la radio satelital apareció por primera vez en la escena automotriz. Después de experimentarla por primera vez, era una característica imprescindible para todos mis coches. Pero si la investigación es un indicio, no es nada comparado con lo que estamos a punto de ver con los vehículos conectados y el Internet de las cosas.

Si has estado siguiendo las noticias de tecnología, sabes que la IO ya está cambiando muchos aspectos de nuestras vidas – desde la asistencia sanitaria móvil conectada hasta la conducción autónoma de vehículos. Lo que tal vez no te des cuenta es que incluso antes de que los autos autónomos surjan con fuerza, una nueva generación de vehículos conectados estará deambulando por las carreteras. Sí, los vehículos conectados cambiarán la forma en que pasamos del punto A al punto B. Pero aún más, cambiarán fundamentalmente la forma en que los fabricantes de equipos originales (OEM) enfocan su estrategia para la industria automotriz. De hecho, en el futuro, el enfoque puede ser menos sobre el estilo del auto y más sobre la tecnología inteligente que contiene – con los fabricantes centrándose en nuevas fuentes de ingresos, oportunidades de marca y experiencias de los usuarios.

Vehículos conectados: ¿Por qué el bombo?

Numerosos fabricantes de autos ya han desarrollado autos con Wi-Fi y aplicaciones sociales favoritas como Facebook y Twitter. Pero los vehículos conectados van más allá. Se conectan a los sistemas de carreteras, a otros coches, a los fabricantes de vehículos, a los minoristas locales y a todo lo demás para crear cantidades masivas de datos que pueden ayudar a los clientes y a los fabricantes por igual. Los consumidores pueden sentarse y relajarse mientras se suben al viaje de la tecnología. Los fabricantes, por otro lado, tendrán que cambiar su perspectiva si desean capitalizar la promesa de los vehículos conectados.

Cómo los vehículos conectados hacen que los coches sean más seguros

¿Alguna vez olvidaste llenar el tanque de gasolina? ¿Cambiar el aceite? ¿Cambiar la batería? La mayoría de los dispositivos GPS pueden alertar a los conductores de los problemas de tráfico o de la presencia de las fuerzas del orden. Pero los vehículos conectados también pueden ayudar a gestionar automáticamente los requisitos de piezas y servicios mediante la recopilación de datos sobre la velocidad, la temperatura, los códigos de avería y más, y el envío de alertas y recordatorios para mantener el coche seguro para su conducción. Imagina que recibes una alerta en el salpicadero para cambiar el líquido de la transmisión o para limpiar el radiador. Los consumidores ya no verán una luz genérica de “revisar el motor”. Ya no tendrán que adivinar cuál puede ser el problema.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


¿Cómo ayuda eso a los fabricantes de equipos originales? Cuando los sistemas fallan, los consumidores responsabilizan en gran medida al fabricante, incluso si el fallo se debe al desgaste natural o a un error del usuario. Menos fallos significan clientes más felices. Y eso significa más lealtad a la marca.

Pero eso no es todo. Usando los datos de los vehículos conectados, los fabricantes pueden tener una idea de las partes que no están funcionando tan bien como deberían. Pueden anticipar cuando necesitan encontrar un nuevo o mejor proveedor de piezas, eliminando proactivamente las quejas de los consumidores antes de que ocurran. Pueden alertar a los clientes sobre las retiradas de productos tan pronto como se suban al coche. Pueden medir mejor el uso anticipado de la garantía, establecer duraciones de garantía más inteligentes y construir mejores vehículos desde el principio.

Conectar a los consumidores con las recompensas

Para los consumidores, los vehículos conectados significan muchos incentivos para ir de compras, cargar gasolina y visitarlos mientras están en movimiento. Imagina recibir un aviso de descuento para el gas o el café justo cuando te detienes al lado de la tienda. Es un cambio radical. Pero los fabricantes de equipos originales también se benefician. Al utilizar API para conectar el vehículo a las tarjetas de fidelidad, o incluso al recopilar ellos mismos los datos de los consumidores, los fabricantes de equipos originales pueden determinar qué alertas enviar, en tiempo real. Mejor aún, pueden usar un programa de aprendizaje de máquinas para determinar si las alertas se están usando, leyendo o si son útiles para los conductores. Los OEMs podrían analizar las rutas de conducción en base a los hábitos o a la información del GPS y ofrecer contenido útil de esa manera también. El punto es usar los datos recolectados para mejorar las vidas de los consumidores – y encontrar una manera de hacerlos rentables.

Los consumidores eligen: ¿UX simplificado o mejorado?

Para los consumidores, los vehículos conectados pueden facilitar aún más la conducción, adaptando los menús para mostrar las opciones que utilizan con más frecuencia, de forma similar a la opción “documento reciente” de Microsoft Word. Por otro lado, los fabricantes de equipos originales pueden utilizar estos datos para ver qué características se están utilizando, cuáles necesitan una actualización y cuáles pueden abandonarse por completo. Es la supervivencia del más apto para los coches. Esto hace que la fabricación sea aún más eficiente y que los clientes estén más contentos de seguir adelante.

¿Existe tal cosa como demasiada conexión? ¿Realmente quieren los conductores recibir avisos de incentivo todo el tiempo que están en la carretera? Después de todo, ya tenemos mucho marketing conectado. En mi opinión, los propios consumidores probablemente liderarán el camino para ayudar a los fabricantes de vehículos conectados a determinar la mezcla correcta de conexión y privacidad. Es la oportunidad perfecta para que la industria automotriz rompa los silos, enriquezca la comunicación bidireccional con los clientes y defina el valor real que aportan a la carretera.