Macquarie Group está listo para revolucionar el mercado de infraestructura digital

Hace unos meses, informé sobre el mercado más amplio del que forma parte la infraestructura de telecomunicaciones. Mencioné centros de datos, computación en la nube y análisis de datos (big data). Todos juntos, quizás podamos llamar mejor a esta infraestructura digital. Si bien la importancia de este conjunto combinado de infraestructuras beneficiará a todas las economías y sociedades, recientemente me centré en los desarrollos regionales, ya que básicamente todas las regiones y ciudades de tamaño medio necesitarán tener un centro digital para las cargas de trabajo y el almacenamiento informático local.

Solo mirando las recientes batallas políticas dentro del gobierno de coalición australiano, el cambio climático y las medidas correctivas. El Gobierno está de acuerdo en que esto dependerá en gran medida de la disponibilidad de las herramientas tecnológicas adecuadas. La agricultura se verá gravemente afectada por el cambio climático y, por tanto, dependerá en gran medida de la disponibilidad de una variedad de tecnologías.

Cuando hice mi reciente viaje por el interior de Queensland, me sorprendió el nivel de sofisticación de los agricultores aquí y su comprensión de los problemas y los preparativos que están tomando. Por lo tanto, no es de extrañar que estén pidiendo a gritos una mejora digital. Vincular la necesidad de infraestructura digital para abordar los efectos del cambio climático en la sección de agricultura sería una política gubernamental inteligente que podría superar la actual división política entre el Partido Liberal y el Nacional.

En otro artículo, también mencioné el trabajo que ha realizado Vocus durante la última década en relación a la infraestructura de fibra óptica en relación a los centros de datos regionales. La empresa cuenta con 21.000 kilómetros de infraestructura de fibra óptica, de los cuales una gran parte se encuentra en la región de Australia. En total, esta red conecta 5.000 edificios. Además, cuentan con más de 100 centros de datos en todo el país.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


Por lo tanto, no fue una sorpresa que el gigante de la inversión, Macquarie Infrastructure and Real Assets (MIRA), el administrador de infraestructura más grande del mundo, esté mostrando interés en comprar Vocus para las oportunidades de infraestructura digital mencionadas anteriormente.

El enfoque de MIRA está en el futuro de la infraestructura digital, donde ve oportunidades basadas en el enorme aumento en el uso de datos. En todo el mundo, la pandemia se ha disparado en el trabajo desde el hogar, la educación electrónica, la televenta, el entretenimiento electrónico y la telesalud, lo que ha dado lugar a aumentos masivos en el uso de datos. Es seguro apostar que no habrá forma de volver a la situación anterior al COVID-19.

Muchos de estos nuevos servicios seguirán creciendo. Todo esto requerirá un aumento significativo en la capacidad de TIC descentralizada en el país para la computación de cargas de trabajo y almacenamiento. La opinión de MIRA sobre esto coincide exactamente con lo que requerirán tanto las ciudades como los pueblos regionales y la infraestructura que Vocus tiene en su lugar.

MIRA está estudiando los centros de datos y su conectividad para crear redes de centros de datos de hiperescala nacionales e internacionales.

Si pensamos un poco más en su estrategia, también podemos tener en cuenta la reestructuración de Telstra, como comentamos aquí. Se dividirán en tres empresas diferentes: infraestructura fija, torres móviles y servicios. En este contexto, las dos empresas de infraestructura son relevantes.

Esto también muestra las oportunidades para que Telstra construya nuevos modelos de negocios alrededor de sus empresas de infraestructura, ya no sean soluciones de bloqueo integradas verticales, sino un uso mucho más flexible de sus diversos activos. Es fascinante pensar cómo se desarrollará todo esto, ya que veremos una mayor competencia de infraestructura basada en servicios básicos en este mercado digital, potencialmente entre MIRA, Telstra y NBN Co.

Solo unos días después, el empresario estrella con sede en Brisbane, Bevan Slattery, reveló un audaz plan para construir una red nacional de fibra de más de 20.000 kilómetros y 1.500 millones de dólares. Apodado HyperOne, apoyaría industrias tales como computación en la nube, centros de datos, ciencias ambientales, lanzamiento de vehículos espaciales, proyectos aeroespaciales, satelitales y de defensa. También proporcionaría transmisión a redes de distribución locales como la NBN y muchos operadores móviles.

MIRA ya opera en muchos de estos mercados a escala internacional y tiene una amplia experiencia en estas áreas, tiene un poder adquisitivo de infraestructura de TIC muy fuerte, así como bolsillos muy profundos.

Un desarrollo bastante desconocido en todo esto, pero que potencialmente favorecerá a los grandes propietarios de infraestructura internacional, es lo que va a pasar con las grandes empresas digitales (como Google, Facebook y Amazon). Como mencioné en este análisis, existe una incertidumbre significativa sobre su futuro con los gobiernos de todo el mundo firmes en limitar el poder monopólico de estas empresas.

Estas empresas también tienen activos digitales masivos. Una de las posibilidades es que las empresas se desinvertirán, de forma voluntaria o no, y empresas como MIRA bien podrían participar en tales desarrollos. Lo más probable es que las plataformas digitales se muevan en una dirección más neutral y, en esa etapa, se convierta en una utilidad. Empresas como MIRA estarían más que preparadas para aprovechar las nuevas oportunidades que surgirán de tales desarrollos.

Que vivas en tiempos interesantes.