Cómo la tecnología de tránsito inteligente hará que las ciudades se muevan nuevamente

Las ciudades están apostando fuerte por los autobuses. Los centros urbanos y suburbanos de todo el país están invirtiendo en nuevos vehículos, rutas y carriles para autobuses para proporcionar transporte público seguro y confiable para los ciudadanos, estimular un nuevo desarrollo económico y reducir la congestión del tráfico a medida que la pandemia retrocede y los estadounidenses regresan al trabajo. Los autobuses juegan un papel vital en los objetivos de las ciudades de reducir las emisiones de carbono, y son una gran parte de los programas Vision Zero para eliminar las lesiones y muertes de peatones.

Sin embargo, un sistema de autobuses exitoso requiere una aplicación adecuada. Las ciudades deben poder monitorear de manera efectiva el estacionamiento ilegal para garantizar que los carriles para autobuses permanezcan despejados para un tránsito oportuno y calles más seguras. Tradicionalmente, eso se ha hecho manualmente, con agentes de control de estacionamiento en la calle, un proceso ineficiente que es difícil de escalar. Algunas ciudades han comenzado a usar cámaras fijas para ayudar a hacer cumplir la ley, pero su alcance y eficacia son limitados.

Para un enfoque más moderno de la aplicación de la ley, las ciudades están explorando cómo la tecnología de visión por computadora inteligente y la inteligencia automatizada pueden ayudar a que los autobuses vuelvan a moverse. Al montar estos dispositivos de visión en los propios autobuses, los líderes del transporte pueden crear instantáneamente una red de aplicación de la ley en toda la ciudad que cubra todas las rutas de sus sistemas de transporte público.

“Los ecosistemas de tránsito inteligente y las ciudades inteligentes no solo se tratan de ampliar los límites de la tecnología, sino que son fundamentales para las ideas que abordan problemas sociales y ambientales como la accesibilidad y la sostenibilidad”, dice Chris Carson, CEO y fundador de Hayden AI, una compañía de tecnología que brinda soluciones de visión inteligente para ciudades. En un seminario web reciente, Carson habló sobre cómo la aplicación adecuada tiene un impacto amplio en los objetivos de tránsito de las ciudades.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


La tecnología de visión inteligente mejora la seguridad, la sostenibilidad y la entrega equitativa del transporte público, dice Carson.

A medida que las personas regresan al trabajo en las ciudades y los suburbios, los funcionarios de tránsito pueden aprovechar las herramientas tecnológicas para preparar su infraestructura para el futuro.

“Creo que el enfoque que deben adoptar las agencias de tránsito es adoptar la tecnología, viéndola como una oportunidad de crecimiento, una oportunidad para innovar”, dice Carson. “A medida que despejamos más carriles para autobuses, los autobuses aceleran. A medida que los autobuses aceleran, más personas viajan en el autobús “.

Para fortalecer y expandir la aplicación de la ley, las ciudades pueden instalar dispositivos de visión de inteligencia artificial no solo en los autobuses de tránsito, sino también en los autobuses escolares, barredoras de calles, camiones de basura, coches de policía y otros vehículos de la flota. Los datos se pueden agregar y los conocimientos se pueden compartir entre varias agencias, creando un sistema de cumplimiento aún más completo.

Alinearse con los objetivos de infraestructura nacional

La Casa Blanca ha hecho de la inversión en infraestructura una prioridad clave, y la tecnología jugará un papel importante en la mejora de los sistemas de transporte, dice Carson.

“El presidente Biden está presionando por una revisión y actualización de la infraestructura de la nación, y lo llama un esfuerzo transformador que podría crear la economía innovadora más resistente del mundo”, dice. “Es hora de adoptar la tecnología para crear ecosistemas de tránsito más seguros, inteligentes y sostenibles”.

El aprendizaje automático y la visión por computadora se encuentran entre las innovaciones emergentes más importantes que impulsarán ese esfuerzo de transformación, dice Vaibhav Ghadiok, cofundador de Hayden AI y vicepresidente de ingeniería, quien también participó en el seminario web.

“El aprendizaje automático, especialmente aplicado a la visión por computadora, ha dado saltos significativos en la última década”, dice Ghadiok. Con los dispositivos montados en vehículos, “estamos construyendo un rico [three-dimensional] mapa del entorno que diferencia aceras, carriles bus, parquímetros, bocas de incendio y otros componentes ”.

Un sistema de cámara de inteligencia artificial identifica los vehículos, a través de placas, que están estacionados en los carriles para autobuses. El sistema integra días y horarios de ejecución, y puede enviar automáticamente información sobre un vehículo a un procesador de infracciones en la agencia de tránsito para que se tomen las medidas necesarias. La tecnología se puede actualizar para tener en cuenta eventos temporales como desfiles y los parámetros se pueden cambiar fácilmente según sea necesario.

Una mayor aplicación del estacionamiento puede mejorar significativamente la eficiencia del tránsito de autobuses. En un programa piloto de sus dispositivos en la ciudad de Nueva York, Hayden AI vio aumentar la velocidad de los autobuses en un 50 por ciento o más, dice Ghadiok.

“Estamos mejorando la puntualidad de estos autobuses [and] reduciendo los tiempos de espera de los pasajeros, lo que conduce a un mayor número de pasajeros “.

La aplicación es solo un caso de uso para la inteligencia artificial y la tecnología de visión por computadora. También se puede utilizar para identificar parquímetros, de modo que las ciudades puedan mejorar la gestión del estacionamiento. Además, se puede utilizar para alertar a los conductores sobre los espacios de estacionamiento disponibles en las cercanías, aliviando el problema de conducir continuamente buscando estacionamiento. La tecnología puede incluso realizar análisis de patrones de tráfico para determinar cuántos peatones cruzan una intersección en determinados momentos del día.

En el futuro, estos sistemas podrían usarse para programar el espacio en la acera, permitiendo, digamos, que un camión de reparto se estacione en un área típicamente restringida durante 15 minutos para dejar paquetes.

Todos esos usos ayudarán a crear una red de aplicación de la ley más inteligente y unificada. Y a medida que las ciudades invierten en nuevas tecnologías de infraestructura, los dispositivos de visión por computadora montados en vehículos, impulsados ​​por inteligencia artificial y aprendizaje automático, desempeñarán un papel fundamental para garantizar sistemas de tránsito seguros, eficientes y efectivos en los próximos años.