Revista Sex Robots y Carne Vegana de Jenny Kleeman – el futuro de la comida, el nacimiento y la muerte? | Libros

In un edificio de fábrica en las colinas de San Marcos, al norte de San Diego en California, se está produciendo una revolución tecnológica. Allí, un equipo de expertos en IA está desarrollando una nueva marca de mujer que puede sonreír, agitar los párpados, hablar en voz baja y recordar los nombres de sus hermanos. Harmony – porque ese es su nombre – es un corte por encima de tu muñeca sexual promedio. Más que una simple ayuda masturbatoria, es una amiga, amante y potencial compañera de vida.

En Robots sexuales y carne vegetarianaJenny Kleeman examina las innovaciones que prometen cambiar la forma en que amamos, comemos, nos reproducimos y morimos en el futuro. «Lo que estás a punto de leer no es ciencia ficción», advierte en su prefacio. «Estamos al borde de una era en la que la tecnología redefinirá… los elementos fundamentales de nuestra existencia.» Lo primero en su lista de desarrollos apocalípticos es la producción de sexbots animatrónicos habilitados para la IA, los cuales, dependiendo de su punto de vista, proveen calor y confort a hombres socialmente aislados o permiten a los incels misóginos vivir sus fantasías de violación. Su investigación la lleva a Abyss Creations, el palpitante corazón de la industria donde se crean muñecos hiperrealistas completos con pelo, pezones e insertos vaginales hechos a medida.

La compañía está presidida por Matt McMullen, una aspirante a estrella del rock tan complacido consigo mismo que ha creado uno de los pocos muñecos sexuales masculinos a su propia imagen. Para él, Harmony – ahora en su sexta iteración de hardware y software – es su mayor gloria. No sólo hace ruidos de gemidos durante el sexo, su vagina tiene su propio sistema de calefacción y lubricación. Cuando esté completa, explica McMullen, «sabrá cuál es su posición sexual favorita, cuántas veces al día le gusta tener relaciones sexuales, cuáles son sus perversiones».

Kleeman, un periodista y documentalista especializado en tecnología y asuntos sociales, hace un intento convincente y reflexivo de entender a dónde podrían llevarnos tales inventos. Su libro no es tanto una polémica de perlas contra el progreso como una preocupación por lo que el futuro pueda deparar.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


Junto con la floreciente industria de los sexbots, investiga la carrera por producir «carne limpia», un alimento cultivado en laboratorio y hecho a partir de células animales que, si todo va según lo previsto, podría hacer que las multimillonarias industrias agrícolas del mundo fueran prácticamente redundantes. También la «bio-bolsa», un útero artificial que podría hacer que el parto fuera tan sencillo como «abrir una bolsa Ziploc»; y el creciente mercado de kits de suicidio, que prometen una muerte rápida e indolora para los ancianos. Así que conoce a los empresarios que crean hamburguesas de carne de vacuno y sashimi de salmón en placas de petri, los científicos que idean los dispositivos extrauterinos, y Philip Nitschke, el llamado «Elon Musk del suicidio» y arquitecto de Sarco, un dispositivo de eutanasia impreso en 3D que permite a las personas administrar su propia muerte utilizando nitrógeno líquido. Kleeman se acerca a su tema con un escepticismo ganador. Cuando McMullen recuerda con orgullo sus primeros años experimentando con el látex y la forma femenina en su garaje («Descubrí que la escultura era mi medio»), ella observa en privado cómo él habla «como si fuera Rodin y no el hombre que está detrás del RealCock2».

Un tema recurrente en Robots sexuales y carne vegetariana es el deseo de la humanidad de evitar problemas potencialmente catastróficos con nuevos y brillantes productos; como dice Kleeman, «en lugar de tratar la causa de un problema, inventamos algo para tratar de anularlo». Sabemos que la industria cárnica es cruel y tóxica para el medio ambiente, pero renunciar a las hamburguesas y a los nuggets de pollo por un bien mayor es, al parecer, demasiado pedir. Del mismo modo, la industria de las muñecas sexuales busca saciar los deseos de los hombres que no pueden relacionarse con las mujeres o que las detestan activamente. Unas pocas sesiones de terapia serían mucho más baratas que un robot sexual autolubricante, pero eso requeriría que los clientes de McMullen se ocuparan de sus cuelgues, ¿y dónde está la diversión en eso?

Es importante saber que, de las innovaciones discutidas aquí, no existen actualmente versiones funcionales. Entonces, ¿Kleeman nos está preocupando por nada? No del todo, ya que parece probable que salgan al mercado algún día, incluso si no hay garantía de que sean deseables, y mucho menos asequibles. Leyendo su libro, te quedas consternado no tanto por lo que se avecina como por la realidad actual de los hombres con egos de tamaño planetario que compiten entre sí para controlar el nacimiento, la comida, el sexo y la muerte. Es un hábito tan antiguo como las colinas.