Los investigadores examinaron la respuesta emocional de las personas a los rostros clonados, que pronto podría convertirse en la norma en robótica

Cada vez más, las películas que presentan robots humanoides, como Terminator o Ex machina, están mostrando al «robot» titular similar a los humanos no solo en inteligencia sino también en apariencia. Y si Terminator-¿los robots se convirtieron en la norma, lo que nos dificulta distinguirlos de los seres humanos reales?

Esta es la premisa de un nuevo estudio publicado en PAGLOS ONE, que evaluó cómo responden los seres humanos a imágenes de personas con el mismo rostro. No es demasiado descabellado imaginar un futuro en el que los androides parecidos a los humanos se produzcan en masa y sean indistinguibles de los seres humanos de carne y hueso. La robótica y la inteligencia artificial están avanzando a un ritmo sin precedentes, y ya se han producido robots muy parecidos a los humanos y personajes generados por computadora, como Geminoid, Saya y Sophia. Los desarrolladores son optimistas de que algún día crearán robots que superarán el valle inquietante, un fenómeno bien conocido en el que los humanoides provocan emociones desagradables y negativas en los espectadores cuando su apariencia se vuelve similar a la de los humanos.

En un futuro así, ¿cómo reaccionaríamos?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Kyushu, la Universidad de Ritsumeikan y la Universidad de Kansai, realizó en colaboración una serie de seis experimentos con diferentes lotes de cientos de personas para tratar de encontrar esa respuesta.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


El primer experimento implicó calificar la inquietud subjetiva, la valencia emocional y el realismo de una fotografía con Photoshop de seis sujetos humanos con exactamente la misma cara (imagen clonada), seis personas con rostros diferentes (imagen no clonada) y una persona (imagen única). ). El segundo experimento consistió en calificar otro conjunto de imágenes clonadas e imágenes no clonadas, mientras que el tercer experimento consistió en calificar imágenes clonadas y no clonadas de perros. El cuarto experimento tenía dos partes: calificar las imágenes clonadas de dos pares de gemelos y luego calificar las caras clonadas de gemelos, trillizos, cuatrillizos y quintillizos. El quinto experimento consistió en clonar imágenes de personajes de dibujos animados y animación japoneses. Y el sexto y último experimento implicó evaluar la inquietud y el realismo subjetivos de un conjunto diferente de imágenes clonadas y no clonadas, al mismo tiempo que se respondía la Escala de repugnancia revisada para analizar la sensibilidad al repugnancia.

Los resultados fueron sorprendentes. Los participantes del primer estudio calificaron a los individuos con rostros clonados como más espeluznantes e improbables que aquellos con rostros diferentes y el rostro de una sola persona.

Los investigadores denominaron esta respuesta emocional negativa como la efecto de devaluación de clones.

«El efecto de devaluación de los clones fue más fuerte cuando el número de caras clónicas aumentó de dos a cuatro», dice la autora principal, la Dra. Fumiya Yonemitsu, de la Escuela de Graduados de Estudios del Medio Ambiente Humano de la Universidad de Kyushu, quien también es Investigadora de la Sociedad Japonesa para la Promoción de la ciencia. «Este efecto no ocurrió cuando la cara de cada clon era indistinguible, como las caras de los animales en el experimento tres con perros».

Según él, «También notamos que la duplicación de identidad, es decir, la personalidad y la mente únicas de una persona, en lugar de sus rasgos faciales, tiene un papel importante en este efecto. Los rostros clonados con duplicación de identidad eran más inquietantes, ya que mostró el cuarto experimento. El efecto de devaluación del clon se debilitó cuando las caras clon existían en la realidad inferior del contexto, como en el quinto experimento. Además, la inquietud de las caras clon derivadas de la improbabilidad podría predecirse positivamente por el disgusto, en particular de animales -Recordatorio de repugnancia, como se notó en el sexto experimento. Tomados en conjunto, estos resultados sugieren que las caras de los clones inducen inquietud y que el efecto de devaluación del clon está relacionado con el realismo y la reacción de repugnancia «.

Estos resultados muestran que los rostros humanos proporcionan información importante para identificar a los individuos porque los seres humanos tienen una correspondencia uno a uno entre el rostro y la identidad. Los rostros clon violan este principio, lo que puede hacer que los humanos juzguen mal la identidad de las personas con rostros clonados como si fueran iguales.

Entonces, ¿qué significa esto para un futuro en el que los humanoides son inevitables? Según los investigadores, debemos pensar críticamente sobre la introducción de nueva tecnología en robótica o clonación humana debido al potencial de reacciones psicológicas desagradables distintas del fenómeno del valle inquietante.

«Nuestro estudio muestra claramente que pueden ocurrir situaciones incómodas debido al rápido desarrollo de la tecnología. Pero creemos que nuestros hallazgos pueden jugar un papel importante en la aceptación sin problemas de las nuevas tecnologías y mejorar el disfrute de las personas de sus beneficios», observa el coautor, el Dr. Akihiko Gobara, investigadora principal de la Organización de Investigación de Ciencias Sociales BKC en la Universidad de Ritsumeikan.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad de Ritsumeikan. Nota: El contenido puede editarse por estilo y longitud.