12 Bytes por Jeanette Winterson revisión: cómo llegamos aquí y hacia dónde podríamos ir a continuación | Libros de ciencia y naturaleza

In La novela de 1818 de Mary Shelley Frankenstein, un científico crea vida y se horroriza por lo que ha hecho. Dos siglos después, la vida sintética, aunque en una forma mucho más simple, se ha creado en un plato. Lo que Shelley imaginó solo ahora se ha hecho posible. Pero como señala Jeanette Winterson en esta colección de ensayos, los logros de la ciencia y la tecnología siempre comienzan como ficción. No todo lo que se puede imaginar se puede realizar, pero nada se puede realizar si no se ha imaginado primero.

Piense en la inteligencia artificial. Por ahora, la IA es una herramienta que entrenamos para abordar tareas específicas como predecir la próxima ola de Covid, pero mucha gente ha imaginado que podría ser algo categóricamente diferente: un solucionador de problemas multitarea cuya capacidad para comprender y aprender es igual o superior. a la nuestra. Muchos laboratorios están trabajando en este concepto, que se llama inteligencia general artificial (AGI), y podría ser una realidad dentro de décadas. Eso es lo lejos que nos ha llevado la imaginación en la tecnología. ¿Qué puede aportar la imaginación artística?

Quizás significado. ¿Cómo cambiarán nuestras relaciones cuando compartamos el planeta con una inteligencia a la par de la nuestra, pero que no llora ni se emborracha ni eyacula? ¿Cómo se relacionará ese ser no biológico con el resto de la naturaleza? ¿Resolverá los problemas que no hemos podido resolver o creará otros nuevos? ¿Debemos temerlo, enamorarnos de él, rezarle, o los tres?

Winterson está entusiasmado con el futuro de la IA. Ella lee los diarios de los jefes de tecnología, hurga en sus algoritmos, asiste a sus conferencias (“Por la tarde estoy sudando bajo la presión mental de traducir un no lenguaje”). En un debate sobre el transhumanismo, la idea de que la humanidad puede romper sus límites biológicos, por ejemplo, fusionándose con la IA, ella es la que lo defiende contra los traficantes de fatalidades. Lo que le preocupa es que arrastraremos nuestro viejo y tóxico equipaje a este nuevo mundo feliz y le daremos a la tecnología los usos equivocados, le daremos el significado equivocado. 12 bytes Es su intento de advertirnos de eso, examinando de dónde venimos y preguntando adónde vamos.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


Su punto de partida es la primera revolución industrial, la que nos dio vapor y producción en masa, pero también ciudades negras y una subclase miserable y enfermiza. La desigualdad se vio agravada por el cercado de la tierra común, que a partir de 1800 se volvió más fácil para los grandes terratenientes que para los pequeños. Avance rápido 200 años. Ahora somos los medios de producción, ya que las empresas tecnológicas convierten nuestros datos en oro, y esas mismas empresas están ocupadas dividiendo el espacio exterior, que alguna vez también se consideró un bien común. Los luditas de principios del siglo XIX no estaban en contra del progreso, estaban en contra de la explotación, que solo se controlaba mediante campañas y legislación reñidas.

Aquí hay una fuerte inclinación feminista, como cabría esperar de la autora de Sexado de la cereza y Escrito en el cuerpo. Los industriales del siglo XIX pagaban a las mujeres (y a los niños) menos que a los hombres por el mismo trabajo, creando una competencia corrosiva que se ha hecho eco a lo largo de las décadas. Winterson traza una línea directa desde eso, a través de las programadoras informáticas olvidadas de la era posterior a la segunda guerra mundial, hasta las estudiantes universitarias de hoy a las que ocasionalmente los científicos informáticos masculinos les dicen que no tienen el cerebro para ingresar al campo. Basura entra, basura sale: no es de extrañar que los algoritmos que instruyen a la IA muestren un fuerte sesgo masculino. Winterson quiere saber por qué seguimos tratando con categorías de género fijas. “Que se joda el binario” es el título de uno de estos ensayos.

El transhumanismo se trata de trascender categorías y, como tal, tiene un atractivo natural para el género fluido, que nunca se sintió como en casa en ningún cuerpo. Ese fue el tema de su novela de 2019. Frankissstein, una reinvención de Frankenstein, y ella vuelve a eso aquí. Tan pronto como un humano pueda tener una relación con una forma de vida inteligente y no biológica, las ideas preconcebidas sobre el género y la sexualidad explotarán de formas en las que aún no lo han hecho, a pesar de la floreciente industria de los robots sexuales. De hecho, los robots sexuales complacen algunas de las ideas preconcebidas más retrógradas. La muñeca sexual Harmony de RealBotix no está equipada con el órgano de placer femenino, el clítoris, o si lo está, no está bien publicitado, pero su cabeza habilitada para IA tiene 18 configuraciones de humor, que incluyen gentil, celoso, bromista y hablador. . Al desplazarse hacia abajo por los comentarios en el sitio web de RealBotix, Winterson encontró varios instando a la empresa a retirar el modo hablador.

Pero los robots pueden ser solo una etapa de transición para la IA, en el camino hacia una AGI incorpórea y “pura” que estaría a nuestro alrededor y dentro de nosotros. ¿Y qué habría de novedoso en eso? Nuestros antepasados ​​siempre fueron empujados por ángeles y fantasmas. El acoso no se detuvo cuando fueron al cielo, pero en ese momento tiraron sus propios cuerpos. Estamos más aferrados a nuestra propia fisicalidad ahora de lo que lo estuvimos en el pasado.

Los mejores de estos ensayos son los más personales, aquellos en los que la vida de Winterson le permite detectar conexiones que otros podrían pasar por alto. Habiendo crecido en un hogar evangélico, está fascinada por los ecos religiosos que escucha en el debate sobre la IA. Tiene sus creyentes y sus escépticos, sus sumos sacerdotes y su credo: “Tú sabes lo básico: este mundo no es mi hogar. Solo estoy de paso. Mi Ser / Alma está separado del Cuerpo. Después de la muerte hay otra vida “.

A medida que el límite entre humanos y no humanos se difumine, tendremos que reevaluar lo que entendemos por humano, pero eso no es nada de qué preocuparse, piensa. Es posible que se oponga a la idea de un asistente personal de inteligencia artificial con el que se comunique a través de un implante en lugar de un auricular, pero el problema real no es el implante, es el hecho de que la inteligencia artificial está informando al señor Zuckerberg, y ese es un problema ahora. . En las luchas que tenemos por delante, una de las cosas por las que debemos luchar es que nuestra vida interior está fuera de los límites.

Todo esto invita a la reflexión y es necesario, ya veces muy divertido, pero no hay escenario aquí que alguien no haya imaginado ya; ningún salto de Shelleyan. No estoy seguro de cómo sería ese salto, pero una forma de estimularlo podría ser pensar en cómo definimos la inteligencia. La inteligencia no tiene por qué ser biológica, como dice Winterson, y sin embargo la nuestra está muy incorporada y muy abrazada. Entonces, ¿por qué nuestra prueba de inteligencia “artificial” que surge de un mate no biológico sigue siendo la prueba de Turing, es decir, engañar a un interlocutor (humano) para que piense que la IA es humana? ¿Por qué somos el referente?

Irónicamente, Alan Turing ideó su prueba hace 70 años como una forma de demostrar que las computadoras eran capaces de pensamiento original. Fue su respuesta a Ada Lovelace, a quien a veces se le llama la primera programadora de computadoras y quien, más de un siglo antes, había dicho que no creía que alguna vez adquirieran capacidad de salto. El propio salto de Lovelace fue darse cuenta de que la primera computadora, el “motor analítico” que Charles Babbage diseñó pero que nunca construyó, sería capaz de hacer más que cálculos. Pero trabajando con lo poco que tenía, no podía imaginarlo haciendo lo que su padre, el poeta Lord Byron, sobresalía.

Quizás haya alguna fórmula matemática que describa hasta dónde podemos saltar, imaginativamente, dada la realidad desde la que partimos. En cualquier caso, parece tener sus límites, tanto para los científicos como para los artistas. Hace sesenta años, la palabra “extraterrestre” evocaba criaturas que eran pequeñas y verdes, pero por lo demás sumamente familiares. Ahora los científicos están de acuerdo en que si existe vida extraterrestre, es probable que sea más simple y extraña, más como los organismos unicelulares que constituyeron la primera vida en la Tierra.

Dado el problema que hemos tenido para definir la inteligencia humana, sea testigo de la controversia de larga data sobre las pruebas de coeficiente intelectual, ¿podríamos imaginarnos alguna vez lo que podría significar la inteligencia para una red de conexiones zumbante, un Internet de las cosas? Los escritores de ciencia ficción lo han intentado, pero todavía tienden a hacer la pregunta desde la perspectiva humana: ¿qué significaría? para nosotros vivir con tal mente? La naturaleza de esa mente, cualquier objetivo y valor que pueda tener, se humaniza o se deja en la oscuridad.

Por otra parte, Winterson podría estar en algo cuando sugiere que en un futuro definido por la conectividad y la hibridación, el amor será más significativo que la inteligencia. ¿Podría amar realmente? ser inteligencia, en un mundo incorpóreo? Tal vez eso sea romántico flim-flam. Quizás sea una pregunta sin sentido ya que lleva a otra: ¿qué es el amor? Pero tiene cierto atractivo, sobre todo porque podría lanzarnos a un nuevo viaje imaginativo y porque al imaginar algo, lo hacemos posible.

12 Bytes es una publicación de Vintage (£ 16,99). Para apoyar al Guardian y al Observer, compre una copia en guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos por envío.