Saltar al contenido

La gran idea: ¿deberíamos usar datos para tomar las grandes decisiones de la vida? | Libros

27 de julio de 2022

W¿Con quién deberías casarte? ¿Dónde deberías vivir? ¿Cómo deberías pasar tu tiempo? Durante siglos, las personas han confiado en sus instintos para encontrar las respuestas a estas preguntas que cambian la vida. Ahora, sin embargo, hay una mejor manera. Estamos viviendo una explosión de datos, ya que grandes cantidades de información sobre todos los aspectos del comportamiento humano se han vuelto cada vez más accesibles. Podemos usar estos grandes datos para ayudar a determinar el mejor curso para trazar.

Durante mucho tiempo ha habido evidencia abrumadora, y a menudo sorprendente, de que los algoritmos pueden ser mucho mejores que las personas para tomar decisiones difíciles. Los investigadores han recopilado datos sobre varios tipos de elecciones que hacen las personas, la información en la que basan esas elecciones y cómo resultan las cosas. Descubrieron, por ejemplo, que un simple algoritmo basado en datos habría sido mejor que los jueces para decidir si un acusado debe permanecer en la cárcel o ser liberado; mejor que los médicos para decidir si un paciente debe someterse a un procedimiento; y mejor que los directores de escuela para decidir qué maestros deben ser promovidos.

Suscríbase a nuestro boletín Inside Saturday para obtener una mirada exclusiva entre bastidores a la creación de las características más importantes de la revista, así como una lista seleccionada de nuestros aspectos más destacados semanales.

El poder del análisis de datos también se ha demostrado en el mundo de los deportes y los negocios. Como se hizo famoso por el libro y la película Moneyball, los equipos de béisbol descubrieron que los algoritmos eran mejores que los exploradores para elegir jugadores y mejores que los gerentes para elegir estrategias. En finanzas, el fondo de cobertura Renaissance Technologies superó drásticamente a sus competidores al buscar patrones en los datos del mercado de valores y usarlos para informar su estrategia de inversión. Las empresas de tecnología en Silicon Valley han descubierto que los datos de los experimentos brindan mejores conocimientos sobre cómo diseñar sus sitios web que los diseñadores.

Pero las estadísticas han tenido un impacto sorprendentemente pequeño, hasta ahora, en nuestras vidas personales. Un problema importante es que ha sido difícil obtener buenos datos sobre las cuestiones personales más importantes de la vida. La revolución pudo haber llegado pronto al béisbol gracias a toda la información sobre el rendimiento que sus fanáticos obsesivos habían exigido y recopilado. Ahora podemos anticipar un momento de «Lifeball» como resultado de todos los datos que nuestros teléfonos inteligentes y computadoras pueden recolectar.


Recomendado: ¿Qué es el Big data?.


Considere esta pregunta no demasiado trivial: ¿qué hace feliz a la gente? Los datos para responder a esta pregunta de una manera rigurosa y sistemática simplemente no estaban disponibles en el siglo XX. Si bien las jugadas jugadas de cada juego proporcionaron materia prima para los científicos de datos que trabajan en deportes, no hubo un registro equivalente de los eventos en la vida de las personas y los cambios y el estado de ánimo que provocaron. La felicidad, a diferencia del béisbol, simplemente no estaba abierta a la investigación cuantitativa.

Esto es ahora. Los proyectos de muestreo de experiencia hacen ping a las personas en sus dispositivos y les hacen varias preguntas: ¿qué estás haciendo? ¿Con quién estás? ¿Qué tan feliz eres? El mayor de ellos, Mappiness, cofundado por los economistas del Reino Unido Susana Mourato y George MacKerron, ha recopilado un depósito de más de 3 millones de puntos de datos. Han revelado las actividades que brindan mucho más placer de lo que la mayoría de nosotros hubiera imaginado, como hacer ejercicio, ir a un museo y hacer jardinería. Luego están las cosas que nos dan menos placer de lo que podría suponer, como jugar videojuegos, mirar televisión y navegar por Internet. Resulta que ver partidos deportivos de tu equipo favorito puede ser particularmente peligroso para tu estado de ánimo. El aficionado a los deportes promedio obtiene 3,9 puntos de felicidad cuando su equipo gana, pero pierde 7,8 puntos de felicidad cuando pierde.

Incluso hay alguna evidencia de que simplemente contarle a la gente sobre los datos sobre la felicidad puede aumentarla. Un ensayo controlado aleatorizado encontró que indicar qué actividades tenían más probabilidades de brindarles placer, combinadas con un plan para incorporar más de ellas en la vida diaria, condujo a un mejor estado de ánimo.

Otra forma de ser más feliz es casarse bien. Aquí, también, los datos nos ofrecen nuevos conocimientos. Un estudio realizado por 86 investigadores recolectó información sobre más de 11,000 parejas románticas. Utilizaron modelos de aprendizaje automático para comprender qué predice la satisfacción romántica. Descubrieron que muchos rasgos altamente deseados, como el atractivo y la altura de una pareja, casi no tienen correlación con la felicidad a largo plazo. En cambio, las cualidades que más predicen la satisfacción romántica tienden a ser psicológicas, como tener la llamada «mentalidad de crecimiento» o un estilo de apego seguro.

Y una última estrategia basada en datos para la felicidad es mudarse de casa. Un estudio realizado por tres economistas de la Oficina Nacional de Investigación Económica en Cambridge, Massachusetts, analizó datos de encuestas y clasificó la felicidad de cada rincón de los EE. UU. Descubrieron que cuando las personas se mudaban de una ciudad infeliz a un lugar más feliz, el efecto se les contagiaba y su estado de ánimo general mejoraba.

Claramente, los datos basados ​​en grandes muestras de personas no son todo lo que debe tener en cuenta al mudarse. Es posible que una persona no quiera hacer las maletas y dirigirse a Charlottesville, Virginia, el lugar más feliz de los EE. UU., según estas encuestas únicamente. Curiosamente, los datos nos brindan información sobre muchos de los otros factores que podrían entrar en juego. Por ejemplo, un estudio de decenas de millones de niños ha encontrado los lugares que más aumentan sus ingresos futuros. Otro con un tamaño de muestra enorme descubrió que ciertas ciudades pueden mejorar la esperanza de vida.

Estos son los primeros días de la revolución de los datos en la toma de decisiones personales. No estoy afirmando que podamos subcontratar por completo nuestras elecciones de estilo de vida a los algoritmos, aunque podríamos llegar a ese punto en el futuro. En cambio, afirmo que todos podemos mejorar drásticamente nuestra toma de decisiones consultando la evidencia extraída de miles o millones de personas que enfrentaron dilemas similares a los nuestros. Y podemos hacer eso ahora.

No confíe en su instinto: el uso de datos para obtener lo que realmente quiere en la vida por Seth Stephens-Davidowitz es una publicación de Bloomsbury.

Otras lecturas

Moneyball de Michael Lewis (WW Norton & Co, £ 11.99)

El proyecto de la felicidad de Gretchen Rubin (HarperCollins, £ 10.99)

Ruido: una falla en el juicio humano por Daniel Kahneman, Olivier Sibony, Cass R Sunstein (William Collins, £ 10.99)